El Constructor

Inventan un material que podría revolucionar la construcción

material construcción

Construcción

Carlos Morán es artista, reside en Tenerife (España) donde se encuentra al frente de un estudio de diseño gráfico, y posee una mente inquieta. En la actualidad tiene en proceso de patente un material que puede revolucionar las bellas artes y la construcción.

 

"He buscado", explica Carlos Morán, "un material modelable con unas características plásticas cercanas al barro o la plastilina, pero que al secar, a temperatura ambiente, endurezca de tal manera que pueda ser considerado como material definitivo, dentro del campo de las bellas artes, sin necesidad de procesos complejos como la cocción o la realización de moldes para la obtención del modelo en otros materiales como los bronces o las resinas".

 

Morán ya ha tenido la ocasión de testar las pastas propuestas en su investigación "Estudio de la influencia de los aglutinantes sobre las propiedades mecánicas del papel maché", una tesis doctoral que ha logrado un sobresaliente cum laude en la Universidad de Salamanca. Las pruebas se han realizado sobre los moldes originales de los mascarones de la isla de La Palma, lugar elegido por "su rica tradición en la confección de figuras a partir de pastas de papel como materia prima".

 

El aglutinante que mejor comportamiento ha mostrado es una combinación de "cola vinílica con diferentes áridos como el cemento o la escayola entre otros muchos". "La elección de los aglutinantes", explica Carlos Morán, "ha estado condicionada por la premisa de obtener una pasta modelable, económica, accesible en el mercado y no tóxica para aplicaciones manuales de carácter artístico".

 

El nuevo material puede tener un sinfín de aplicaciones artísticas: modelado, moldeado, tallado, fresado, lijado, policromado... Además, "el material abre nuevas líneas de aplicación dentro del campo del bricolaje y la construcción en general".

 

No es el primer invento de Carlos Morán, que explica que un proceso de patente es complejo, caro (en torno a 6.000 euros) y largo, entre 3 y 5 años.