El Constructor

Altas Cumbres: avanzan las obras de 4 viaductos monumentales

Construcción

Un puente grúa gigante enlaza vigas a 60 metros de altura. Son 4 viaductos que suman 770 metros, uniendo laderas. Con esta tecnología se evita intervenir la montaña con terraplenes y muros de sostenimiento de hormigón. Tampoco se desmonta ni se interfiere el cauce de ríos.

 

Atravesar las Sierras Grandes. Unir el centro con el oeste de Córdoba por mejores caminos entre atractivos paisajes. Al Camino de las Altas Cumbres lo imaginaron a finales de la década del 50´. Se fue construyendo por etapas, abriendo paso en la montaña, entre quebradas profundas y estrechas. Con el tiempo, el desarrollo y la producción generaron la necesidad de nuevas conexiones.

 

Por estos días, unos 500 operarios de dos empresas tienen a cargo la construcción de un nuevo lazo con Traslasierra: La Bajada de las Altas Cumbres unirá Falda del Cañete (paraje vecino a Falda del Carmen) con Copina, pasando por Las Jarillas. Una obra gigante entre montañas sostenida por tecnología china: Un puente grúa opera la disposición de vigas de 40 metros de largo que pesan entre 100 y 120 toneladas.

 

La Dirección Provincial de Vialidad del Gobierno de Córdoba organizó el proyecto en dos tramos: En primer lugar, se pavimentaron unos 8 kilómetros entre San Antonio de Arredondo y Las Jarillas. En este caso, el propósito fue brindar mayor fluidez en el tránsito que atraviesa, desde Villa Carlos Paz, Cuesta Blanca e Icho Cruz y descongestionar la ruta 14.

 

El nuevo camino conecta en forma lineal San Antonio de Arredondo y Las Jarillas y se vincula con el otro tramo en ejecución: el que viene desde Falda del Cañete en dirección a Copina. El asfaltado de los dos caminos constituye un alivio para conductores, pero también un nuevo atractivo que vinculará regiones turísticas de la Provincia.

 

Obra vial sin precedentes

 

Daniel Gardella es jefe del Departamento Obras de la Dirección Provincial de Vialidad. Dirige una obra única en su diseño: Al asfaltado de caminos se suman 4 viaductos que acompañan las pendientes de montaña. Cada viaducto se conforma de vigas de hormigón rectas y curvas que se apoyan en columnas de fundación de hasta 60 metros.

 

“Es un trabajo de precisión”, remarca Gardella. “Se trabaja con maquinaria de origen chino que adquirió una de las empresas. Se está en un 85% de avance de obra. La construcción de los viaductos es un poco más lerda. Es un tramo de un kilómetro en donde se está trabajando, pero se trata de la zona más compleja”, explica. Las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Financiamiento entienden que la labor estará concluida en el último trimestre del año.

 

Gardella subraya que la decisión de construir viaductos en lugar de terraplenes fue la adecuada: “Hay un tramo, entre el kilómetro 6 y el 7 que tenía previsto grandes terraplenes para cortar la montaña, con el agravante que ese trayecto pasa por la falla de Punilla, que es de un material degradado que genera muchos problemas de estabilidad. Entonces, mientras fuimos avanzando con la obra, se observó que ahí era ideal generar viaductos para no tener que destruir la montaña y atacarla con material. Son 770 metros de viaductos en 4 tramos distintos”, explica.

 

La intervención en altura se realiza en una zona de acceso bastante complicado, cercana a Las Jarillas. “Una de las dos empresas que está construyendo la obra, hizo una compra de tecnología china que consiste en ejecutar las vigas y todo el equipamiento para trasladarlas al lugar y después, desde ahí, con un puente grúa ir colocándolas en cada tramo”, describe.