El Constructor

Salta: polémica por la construcción de un edificio

edificio - junta sísmica - salta

Construcción

Un edificio salteño de reciente construcción, y considerado uno de los más altos de la ciudad, no podrá habilitarse debido a que no se hizo la junta sísmica, según certificaron dos peritos judiciales tras la denunciada realizada por uno vecino.

 

Se trata de la construcción levantada en la intersección e las calles Gorriti y Alvarado, que no tiene las juntas sísmicas especificadas en el Reglamento de Construcciones Sismorresistentes, INPRES - CIRSOC 103 (Centro de Investigación de los Reglamentos Nacionales de Seguridad para Obras Civiles).

 

Según lo informado por el Nuevo Diario de esa provincia, “tampoco tiene otorgamiento de factibilidad de servicios públicos”; además, “la obra comenzó sin tener los planos aprobados por la Municipalidad”.

 

 

Al respecto, se supo también que “ingresó a la Dirección de Obras Privadas de la Municipalidad, un pedido para que se deniegue el otorgamiento del final de obra y la habilitación a que el edificio sea habitado y se intime a los inversores a restituir las juntas sísmicas de acuerdo a la legislación vigente”.

 

El mismo medio salteño da cuenta de que “la presentación fue hecha por Ricardo Amador, propietario de la construcción colindante al edificio, que mantiene una larga disputa legal por los daños que la construcción le causó en la propiedad y en ella, al director general de Obras Privadas ingeniero Luis Raúl Outes, indica las fallas que se detectaron en la pericia ordenada como parte de la causa judicial 37.988/09 'Municipalidad de Salta, por hecho a caratular en perjuicio de Red Solidaria Salta N° 54'. Esa causa se tramita ante el Juzgado de Instrucción Formal de 5° Nominación, por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

 

En el informe judicial se lee que “si bien la irregularidad señalada (la ausencia de junta antisísmica) es la más grave, derivada del estado de peligro de la construcción viciosa, no es la única, pues no sólo el informe pericial señala la total carencia de juntas sísmicas, en sus dos límites, sino que remarcan la falta de otorgamiento de factibilidad de servicios públicos (art. 28. Inciso 28 del Código de Edificación Municipal) y la circunstancia que la aprobación de los planos, que se supone debe ser previa a iniciar las obras, aconteció el día 21 de enero de 2010, es decir bastante después que se ocasionaran graves daños a mi inmueble (20 de agosto de 2009) y perdiera la vida el operario de la Luxem S.A, Juan José Llanes, hecho que ocurrió el 2 de octubre de 2009”.

 

El denunciante solicitó entonces que “se deniegue el otorgamiento del final de obra y la habilitación a que el edificio sea habilitado por los gravísimos defectos que posee, en especial por la carencia de factibilidad de proveer servicios públicos y se intime a los responsables, inversores y constructores a restituir las juntas sísmicas que debieron hacer como viene impuesto por exigencias legales y del buen arte de construir”.

 

Nuevo Diario informa además que”los peritos trabajaron sobre los nueve puntos de pericia requeridos en la causa. Respecto de la autorización municipal de inicio de obra y qué funcionario lo otorgó, se consigna que según el Código de Edificación, la visación de planos, como la entrega de certificados de uso conforme y de factibilidad, no autoriza a iniciar la obra, ni significa permiso de edificación; la autorización municipal de inicio de obra, es el plano aprobado, que tiene fecha de aprobación el 21 de enero de 2010, otorgada por el ingeniero José Pistán, director de Obras Privadas de la Municipalidad. Como ya se consignó, en agosto de 2009 quedó dañada la edificación colindante y en octubre de ese año, falleció un operario, es decir que la obra ya había comenzado, pero los planos se aprobaron en enero de 2010”.