El Constructor

Se conocieron datos de la actividad de la construcción

Construcción - industria

Construcción

La industria y la construcción mostraron signos de recuperación durante mayo. Los dos sectores aún muestran caídas de forma interanual, pero la actividad medida contra el mes anterior refleja un repunte. Según el Indec, la producción fabril avanzó 0,6% contra abril mientras que la situación en las obras públicas y privadas mejoró 2,3%.

 

La estabilidad del dólar y la desaceleración inflacionaria prepararon el terreno para que la industria y la construcción vuelvan a tener números positivos, al menos en la comparación intermensual. La actividad fabril, en este sentido, sumó en mayo su segundo mes consecutivo al alza, mientras que la construcción cortó la tendencia de caída de marzo y abril.

 

La base de comparación del 2018 todavía es alta, por lo que los indicadores interanuales son negativos para ambas actividades. En el caso de la industria manufacturera, el declive fue de 6,9% mientras que la construcción descendió 3,4% en relación a mayo del año pasado. Esas dos caídas son, además, menos pronunciadas que las del mes anterior (8,8% y 7,5%, respectivamente).

 

En la construcción, el desempeño interanual de los insumos también mostró cierta mejora con respecto a abril, ya que 3 de los 12 materiales que mide el Indec crecieron mientras que en el resto se registró un recorte en la profundidad de las caídas. Fuentes oficiales destacaron, en este sentido, que "en particular se observó un buen desempeño de aquellos insumos que se relacionan con el inicio de la obra: hormigón elaborado (+17,9% interanual), yeso (+16,4% interanual) y cemento portland (+4,3% interanual)".

 

El informe del Indec, además, incluye una encuesta entre ejecutivos de ambos sectores con sus perspectivas para los próximos meses. Entre abril y mayo, por ejemplo, mejoró 5 puntos la cantidad de empresarios fabriles que espera un mejora en la demanda que tenga su producción. Al mismo tiempo, hay menos fábricas que esperan disminuir su dotación de personal en los próximos tres meses.

 

Entre los empresarios de la construcción, tanto entre las firmas que se especializan en obra pública como en la privada, mejoraron las expectativas sobre el ritmo de actividad entre junio y agosto. Pero, paralelamente, se incrementó la previsión de despidos entre las constructoras volcadas principalmente a obra pública (56,9% contra 52,4% el mes anterior).