El Constructor

Finaliza construcción de El Borbollón: la primera planta que convertirá basura en energía

planta El Borbollón - Mendoza

Infraestructura

El Sistema Tecnológico Integrado para la Generación de Energía de El Borbollón entró en su etapa final, con la instalación de las líneas de media tensión para inyectar energía a la red.

 

La planta es pionera en Argentina y logra solucionar dos problemas: el de la enorme cantidad de basura urbana acumulada en un clima seco y el de la diversificación de la matriz energética. Mendoza marcará un hito, ya que convertirá desechos en electricidad para 4.000 hogares y Pymes.

 

Su construcción, liderada por la Empresa Mendocina de Energía, tuvo la participación de la Municipalidad de Las Heras, la Universidad Nacional de Cuyo y la empresa de saneamiento TYSA.

 

Una idea innovadora

 

El Gobierno de Mendoza planteó una idea innovadora, en la que trabajaron codo a codo el sector público, el privado y el educativo.

 

El objetivo era solucionar el problema de los residuos urbanos en el centro oeste argentino, que tienen una baja tasa de degradación por las escasas precipitaciones y baja humedad relativa, y a la vez solucionar la demanda de energía respetando el medio ambiente.

 

Una vez que esté funcionando, la planta será capaz de generar energía mediante la optimización y aprovechamiento de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) a través de la inoculación de efluentes líquidos tratados.

 

La energía, a su vez, será inyectada a la red mendocina, marcando un hito en todo el país.

 

El presidente de Emesa, Pablo Magistocchi, recordó que El Borbollón ha contado con mano de obra mendocina, y que la generación de energías renovables y de lucha contra el calentamiento global con nuevas estrategias es una prioridad de la provincia.

 

Los detalles técnicos

 

La planta tiene 2 turbinas Capstone C65 de 65kW cada una y un módulo de paneles solares de 5kW: combinando la tecnología del biogás de relleno sanitario con la solar tendrá una potencia total de 135kW.

 

“Esto trae aparejado la solución al problema de las emisiones de gases de efecto invernadero que la actividad produce. Además, se podrá asegurar un flujo constante de energía al desarrollo de un parque industrial que va a radicar actividades no convencionales en las cercanías del proyecto”, explicó Magistocchi.

 

La obra sentará precedente para toda la provincia y para todo el país, ya que a partir de las investigaciones y del trabajo mendocino, se podrá aplicar el modelo en otros puntos de Argentina.