El Constructor

"Las lluvias fueron extremas: hay mucho para preveer"

Infraestructura

Diego Fillia, ingeniero Hidráulico y Civil egresado de la Universidad de La Plata, aún está conmovido por las inundaciones que arrasaron a gran parte de la capital bonaerense, donde vive. Durante la charla con ElConstructor.com contará, primero que nada, el dolor que siente no sólo por la situación general, sino porque le ha tocado de cerca: un conocido suyo falleció electrocutado en medio del desastre.

 

Después dará su punto de vista: hablará de la situación actual y dirá cuáles, a su criterio, son algunas de las soluciones para esta situación. Con experiencia en temáticas como impacto ambiental, recursos subterráneos, construcción, operación y mantenimiento de perforaciones para extracción de agua subterránea, entre muchas otras especialidades, se prestará a un ida y vuelta de preguntas y respuestas que se presenta a continuación.

 

-Después de las inundaciones que afectaron a Buenos Aires y La Plata, algunos dijeron que se produjeron por la falta de obras, otros por ausencia de previsión y también estuvieron aquellos que explicaron que es inevitable que pase esto y hasta aludieron al cambio climático. ¿Con cuál de estas posibilidades te identificás?

 

-Ante todo, quiero dar mi pésame a todas las víctimas fatales que se produjeron tanto en la ciudad de La Plata, donde vivo, como en la Capital Federal y conurbano afectado. Yo mismo padecí la muerte de un conocido, Nicolás Guerrero, Q.E.P.D., quien se electrocutó. Todo lo que hablemos en esta entrevista va a su memoria. El fenómeno fue un evento extremo: no hay obra hidráulica urbana que pueda captar, conducir y descargar esa magnitud de intensidad con elevada duración (aprox. 3-4hs). Si bien no se han difundido datos oficiales con la variación en el tiempo de la intensidad de la lluvia, lo que nos permitiría hacer una evaluación técnica de la recurrencia de la misma (período de tiempo medio en la cual un evento puede ser igualado o superado), se habla de 400mm en 3 horas. No quita que hay situaciones puntuales a resolver, como es el asentamiento de población en las márgenes del Arroyo el Gato y sus afluentes, ampliación y revestimiento del cauce principal, a los efectos de dar mayor capacidad de conducción, ampliación de puentes sobre el mismo arroyo, ejecución de alcantarillas-puentes de alivio en terraplén ferroviario en la zona de Tolosa-Ringuelet y otras, además de la emergentología, donde en muchos casos llegó a primeras horas del día siguiente o, directamente, nunca llegó. Respecto a la falta de previsión, si bien no es mi rubro la meteorología, en mi caso, me encontraba en regreso hacia la ciudad de La Plata después de un fin de semana largo: recordemos el fenómeno se inició en la tarde del ultimo día feriado. Se podía apreciar a simple vista la voracidad del temporal. Semejante cantidad de humedad en la tormenta se podría haber identificado. Cabe aclarar que hubo gente que no pudo llegar a sus casas, ya que se encontraban anegados los accesos, tanto desde Ruta 2, el cual se hace por Avenida 44, o desde la Autopista Buenos. Airess.-La Plata.

 

-¿De qué forma incidió en la situación ese anegamiento de los accesos?

-Creo que hubiese sido mayor el número de víctimas de haber sido posible.

 

-¿Y el mencionado cambio climático?

-Es otra cuestión que queda para seguir discutiendo: si el clima está cambiando por el accionar del hombre (efecto invernadero, etc.) o simplemente es una variación en la nube de datos estadísticos de todas las variables, tanto atmosféricas, climáticas. Aunque la realidad evidencia que se están produciendo tormentas de mucha intensidad en corto tiempo, en este caso fue de un tiempo significativo.

 

-¿Estamos con posibilidades de hacer algo para prevenir una posible nueva inundación?

-Como se sabe, la aleatoriedad de un tormenta extrema no puede establecerse qué día será, por lo tanto creo que no puede prevenirse, pero sí hacer que el impacto sobre la población sea atenuado, que el número de víctimas fatales pueda ser reducido, identificando manchas de inundación. Esto sería establecer qué altura de agua se tendría ante diferentes eventos y así volcarlos en los códigos de edificación, donde no se permitan ejecutar estacionamientos subterráneos en zonas deprimidas, instalación de geriátricos o asilos de ancianos, hospitales. Para eso se deben realizar estudios maestros de la cuencas urbanas y su constante actualización. En la Ciudad de Buenos Aires se han realizado y así se pueden establecer los puntos de conflicto, donde la emergencia pueda saber la prioridades y acudir en ayuda. Por otra parte, como comenté anteriormente, es preciso que se erradiquen de las márgenes la población existente, que por otra parte, está acostumbrada a lidiar con una inundación. No así las personas que sin saberlo viven en un barrio residencial y es la llanura de inundación de un determinado cauce.

 

 

INFRAESTRUCTURA Y URBANIZACIÓN

-¿Está atrasado el país en materia de infraestructura para las inundaciones? ¿Y cuál es la situación puntual de La Plata?

-Como se sabrá, la infraestructura viene un paso detrás de la urbanización. Por tal motivo es vital establecer, para una mejor distribución de la población, los cauces, su llanura de inundación para diferentes magnitudes de eventos, humedales existentes que puedan ser amortiguadores de crecidas, etc. No es momento para entrar en disputas técnicas-políticas pero siempre la infraestructura corre en desventaja. La Plata ya ha sufrido otros eventos extremos con víctimas fatales. El último fue en la zona norte del partido, en las localidades de Gonnet, Villa Castels, City Bell y Villa Elisa, lo cual evidentemente no ha sido suficiente aprendizaje.

 

-¿Se llegó al punto de que hay que repensar todo en lo que tiene que ver con la infraestructura de las grandes ciudades?

-Evidentemente sí. Principalmente la toma de decisión en cuanto a zonas anegables, establecer criterios de borde y proceder en consecuencia. Las metrópolis deberán ampliar su capacidad de atenuación. Esto se puede materializar con barrios donde pueda haber una significativa superficie de absorción, que permita en el primer instante de la tormenta atenuar la escorrentía; igualmente para un evento semejante, en un instante el suelo vegetal se colmata y se efectúa la misma, pero todo ayuda a atenuar la onda de crecida. Igualmente esto llevaría a repensar el negocio inmobiliario en su conjunto, además de vías de acceso, servicios, etc. Hay ciudades como Miami que son ejemplo de ello, extendidas en superficie con cuencos amortiguadores en cada desarrollo por norma.

 

-¿En cuánto influyen las nuevas construcciones -más edificios, menos plazas, pavimentos en detrimento de calles adoquinadas- en este tipo de situaciones?

-Obviamente, y es algo creciente en el tiempo, donde hubo suelo vegetal, al instalarse población, se va impermeabilizando y haciendo menos rugoso ante la escorrentía. Consecuentemente las crecidas van llegando más punzantemente y rápido a las zonas bajas históricamente anegables.

 

-¿Es posible reparar las casas inundadas? ¿Cómo?

-Es una pregunta, para otros profesionales, como por ejemplo arquitectos. Pero como ingeniero estimo que sí, dejando orear la humedad y que así puedan secarse, tanto del ambiente como del sistema eléctrico, artefactos, etc. Y sobre todo mucho trabajo.

 

INGENIERÍAS

-¿Se puede hacer algo para prevenir que ingrese el agua a las casas? ¿Existe algún sistema efectivo que pueda llevar a cabo cada vecino?

-Ante un evento de tal magnitud, las personas que ya convivían con la inundación se encuentran preparadas para un evento, colocan compuertas, levantan los muebles, etc., pero a los que nunca les pasó, nunca pensaron tal desastre, lo que puedo aconsejar es que al momento de construir una casa vean un profesional por cota mínima no inundable. O que simplemente salgan de recorrida por el barrio, vean las viviendas antiguas, si tienen vestigios de humedad, terraplenes ferroviarios (los ingleses ejecutores fueron grandes estudiosos del tema por aquellos años, a un costo muy elevado, pero ese es otro tema). Hay que hablar con la gente más antigua del lugar y comentarle hasta dónde llegó el agua en tal período. Y que al momento de pavimentar un municipio, quien lo haga no deje casa por debajo del perfil vial y que a partir de allí definan el relleno a ejecutar del lote.

 

-¿En qué punto se encuentran la ingeniería civil e hidráulica frente a este tipo de situaciones?

-Frente a este tipo de situaciones tienen que mejorar en cuanto a elevar a los tomadores de decisión la información concreta, que pueda ser tomada en cuenta muy seriamente, que no sea un libro (voluminoso y aburrido) y quede como algo efímero, respecto a las cuestiones técnicas. Siempre hay cosas por mejorar, como considerar volúmenes al momento de diseñar pluviales, además de caudales, picos, etc.. Todo dependerá de las normativas vigentes a reconsiderar, pero en cuanto a la ciencia, esta más que desarrollada. Quisiera a partir de esto que se abra un foro de debate de las normas a seguir hacia el futuro, donde los organismos del Estado, conjuntamente con las organizaciones profesionales y con los profesionales independientes, puedan llegar a determinar la mejor opción posible. Igual, quiero agradecer a todo el voluntariado que le pone el pecho al desastre para llegar a los damnificados, a las personas que donan sus pertenencias para el prójimo, a los rescatistas, a vecinos que ayudaron a los suyos. Y deseo también pedir la tranquilad a la población, que de a poco se va a salir de esta situación.

 

N del Editor: las imágenes que acompañan esta entrevista fueron tomadas por el mismo ingeniero Diego Fillia y cedidas a ElConstructor.com

 

Noticias Relacionadas

Selección de temas realizado automáticamente

  1. Inundaciones: entre la falta de obras y las acusaciones de funcionarios

  2. Córdoba trabaja para prevenir inundaciones en diferentes zonas

  3. La Ruta 11, en Entre Ríos, es el tema de tapa de El Constructor

  4. San Juan: 700 mil pesos para mejorar el agua

  5. Avanzan las obras para entubar el Arroyo Finocchietto en Matanza

  6. Mendoza invertirá 30 millones de pesos en un parque industrial

  7. Inundaciones, eje principal de un encuentro de ingenieros