El Constructor

Apertura de sobres para las represas en Santa Cruz

Infraestructura

El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio de Vido, encabezó hoy el acto de apertura de los sobres con las ofertas económicas de los cuatro consorcios que todavía compiten por adjudicarse la histórica licitación para construir los complejos hidroeléctricos Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic sobre el Río Santa Cruz en la provincia homónima.

La oferta mejor posicionada corresponde a la unión transitoria de empresas (UTE), conformada por Gezhouba Group Company Limited de origen chino y las argentinas Electroingeniería e Hidrocuyo S.A., que presentó una propuesta inicial por 22.948 millones de pesos, más una carta de descuento, para hacerse cargo de las obras por 18.947 millones de pesos.

Por su parte, Austral Construcciones, junto a Sinohydro Group Limited de origen chino, IECSA S.A., Chediack S.A. y Esuco S.A., estimó los trabajos necesario en 20.479 millones de pesos.

En tercer lugar quedó la oferta de la UTE integrada por Helport S.A., Panedile S.A. y Isolux Projetos e Instalaciones Limitada por 21.817 millones de pesos. En cuarto lugar, Constructora Norberto Odebrecht S.A. (sucursal Argentina), Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A. y Alstom Brasil Energía e Transporte Limitada, por 23.992 millones de pesos.

Anteriormente, el consorcio liderado por la empresa coreana Hyundai Engineering Construction Company Limited -y conformado por las locales Comercial del Plata Constructora S.A, José Cartellone Construcciones Civiles S.A. y Rovella Carranza S.A. y la brasileña Constructora OAS Limitada- había quedado afuera del proceso licitatorio por "déficit en la presentación".

Una vez construidos, los dos aprovechamientos hidroeléctricos sobre el río Santa Cruz generarían al menos entre 5 y 6 mil GWh anuales de energía con una potencia instalada de 1.740 MW, es decir, un 13 por ciento de la potencia media y un 5 por ciento de la energía anual que actualmente produce la Argentina. Por las obras, se crearían 6.900 puestos de trabajo directos e indirectos durante 66 meses y, a partir de su funcionamiento, se ahorrarían 1.100 millones de dólares anuales, que ayudará a reducir la incidencia negativa creciente de la importación de energía en el desequilibrio de la balanza comercial.