El Constructor

Otra inundación anunciada

arroyo maldonado - arroyo vega - banco mundial - capdevilla - ciudad de buenos aires - inundaciones

Infraestructura

El Gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires viven como si cada lluvia fuerte -y la ya inevitable inundación- fuese un ring de boxeo en el que ambos miden fuerzas; mientras, la gente común padece un problema tan histórico como cada vez más grave y, se sabe, no habrá ganadores sino vencidos. Los automóviles tapados por el agua, los comercios inundados de manera cada vez más continuada con la consecuencia económica que eso provoca y los daños materiales que se suman por el ingreso de agua a las viviendas de los barrios más sensibles a las inundaciones son la cara visible de un problema al que se le anuncia una solución que nunca llega. A esta realidad no se puede esquivar el riesgo a la salud y a la vida que padecen quienes son alcanzados por las lluvias cuando van por las calles.

 

Este jueves 6 de diciembre pasará a la historia, aunque no será olvidado. No podrán olvidarlo aquellos ciudadanos de a pié que fueron tomados desprevenidamente por la fuerte lluvia en plena calle y que mientras intentaban resguardarse eran alcanzados por el agua que no dejaba de subir sobre las veredas.

 

En tanto, hay un problema de fondo que no se resuelve, en el que se mezclan intereses económicos y políticos que sólo perjudican al ciudadano común. En julio de este año, ElConstructor.com entrevistó al Director General de Infraestructura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Daniel Capdevilla. El motivo de aquel encuentro había sido la inminente inauguración de un segundo canal aliviador de 10 kilómetros de extensión del Arroyo Maldonado.

 

El funcionario le dijo a este medio una frase que fue el titular de la entrevista: “Con lo que hicimos en el Arroyo Maldonado, la gente se olvidará de las inundaciones”. El artículo, siempre en declaraciones suyas, resaltaba los planes que había en materia hídrica, a la vez que se reclamaba la ayuda al Gobierno nacional para que se gestionaran crédito ante el Banco Mundial que permitieran realizar mayor cantidad de obras al respecto.

 

“En temas hidráulicos nunca puede dominarse del todo la situación. Más que nada si se tienen en cuenta los cambios climáticos. Hicimos una obra hidráulica difícil de mostrar; el resultado es que la gente se olvidará de la inundación. Antes había una lluvia fuerte y se iban las cámaras de televisión a ver qué pasaba en la zona de Puente Pacífico. En la última gran lluvia, de cordón a cordón, se veía la calzada en su totalidad. Y antes, no. Eso ahora no pasa. Obviamente nos falta el Vega, pues aún hay gente que sufre problemas de inundación por él”, decía y reconocía Capdevilla, quien entonces también sostenía que la obra había sido financiada por el BM y que “con una tasa que nos permite pensar en hacer obras (…) es lo que necesitamos para ejecutar el Vega, que ronda en los 100 millones de dólares, una obra que no es fácil de financiar. Claro que además habrá otras de menor envergadura. Sólo la del Maldonado nos llevó alrededor de 200 millones. Las del Medrano serán montos mucho más chicos”.

 

En las últimas horas, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, volvió a reclamarle en el mismo sentido al Gobierno nacional, con justa razón pero en el terreno político: "Espero que la Presidenta apruebe el financiamiento del Vega, hay que poner la energía en eso, no en los 7D".

 

Los planes para evitar más inundaciones como esta última, en la que cayeron 111 milímetros en cuestión de horas (algo histórico), los había contado el mismo Capdevilla en aquella charla con este medio. “Seguiremos con los ramales secundarios, hasta 2013 y 2014. Estamos en pleno proceso de licitación de la red de monitoreo meteorológico, que servirá para generar alertas tempranas, además de tener datos para generar mantenimientos acordes a nuestras capacidades y proyectar obras necesarias. También pensamos en las cuencas del Riachuelo. A fines de este año tendremos proyectos ejecutivos para licitar obras específicas. El Plan Director habla del resto de las cuencas. Pusimos en funcionamiento un túnel un año antes de lo pautado. Nos llena de orgullo anticiparnos a los tiempos. En tanto, seguiremos trabajando con otros aliviadores y ramales secundarios. Pero mucho de lo que queremos hacer depende ahora de la Nación, ya que es quien recibe los créditos del Banco Mundial. Son procesos inevitables. Pedimos que nos habiliten el crédito para las obras del Vega, pero no lo hacen. Estamos en condiciones de seguir ejecutando. Ojalá en algún momento se revierta la situación”, dijo.

 

Lo concreto es que estas obras siguen a la espera de que Nación y Ciudad se sienten a negociar. Para beneficio de la gente común.

Noticias Relacionadas

Selección de temas realizado automáticamente

  1. Las Flores, una ciudad muy afectada

  2. La Provincia de Buenos Aires, castigada por lluvias

  3. Dos empresas se presentaron para impermeabilizar el canal principal de Cinco Saltos

  4. Inundaciones: entre la falta de obras y las acusaciones de funcionarios

  5. Lluvias: pronostican problemas por al menos dos años más

  6. Inundaciones, eje principal de un encuentro de ingenieros

  7. Buenos Aires logró que un organismo internacional gestione un crédito para obras hídricas