El Constructor

Prevén un fuerte avance en las obras del Sistema Riachuelo

Sistema Riachuelo

Infraestructura

El Sistema Riachuelo, la obra pública de mayor envergadura que se lleva adelante en el país, llegará a fines de este año a un avance físico de entre 70 y 75% en los lotes 1 y 3, mientras el Lote 2 (la futura planta de tratamiento de Dock Sud) se espera que se ubique en torno del 35 o 40%, informó el Ministerio de Obras Públicas.

La obra consiste en la primera gran ampliación del sistema troncal de cloacas que se realiza en el área metropolitana de Buenos Aires en más de 70 años, incluye la construcción de unos 40 kilómetros de túneles y beneficiará a 4,3 millones de personas, el 10% de la población argentina.

La cartera que dirige Gabriel Katopodis informó que la inversión prevista para este año en los tres contratos que componen el Sistema rondará los $ 14.000 millones, y se financia con recursos provenientes de un crédito del Banco Mundial y aportes del Tesoro Nacional.

Los datos fueron suministrados a la Cámara de Diputados a través del informe que presentó esta semana el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero.

La proyección de Katopodis tiene en cuenta las "eventuales afectaciones a los rendimientos previstos, ante las medidas adoptadas para evitar propagación de Covid-19".

En el caso del lote 2, su ejecución se encontraba paralizada, con un avance físico del 12%, y se tuvieron que arbitrar los mecanismos contractuales y el respaldo presupuestario correspondiente para poder reactivar la obra, tras lo cual se retomó su construcción "con visibles y significativos progresos".

La mega obra de infraestructura permitirá solucionar integralmente la capacidad de transporte de desagües cloacales en el área metropolitana, mejorará la calidad del servicio y evitará la contaminación del Riachuelo por efluentes cloacales.

La conclusión del Sistema, prevista para agosto de 2022, permitirá incorporar a 1,5 millón de vecinos a la red de cloacas, con los consiguientes beneficios para la salud pública, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo social.

El informe de Obras Públicas advierte que el desfasaje de avance de las obras de túneles, por el "indebido acompañamiento" del avance de la planta de tratamiento entre 2016 y 2019 (íntegramente financiada por el Estado Nacional), "hace improbable que las tres obras finalicen al mismo tiempo".

 Como el conjunto de los trabajos es indispensable para la puesta en funcionamiento del Sistema Riachuelo y para el máximo caudal previsto, Agua y Saneamiento Argentinos (AySA) trabaja de modo paralelo en dos frentes.

Por un lado, la empresa estatal procura hacer los esfuerzos técnicos y económicos necesarios para terminar las tres obras de manera simultánea.

Ante la dificultad de lograrlo, los equipos técnicos de AySA desarrollan soluciones técnicas, ambientales y económicas, a fin de que eventualmente se puedan iniciar las pruebas de funcionamiento de las obras de túneles.

El informe elevado al Congreso destacó que la paralización de obras en el Sistema Riachuelo es similar a la encontrada en el Sistema de Agua Sur, obra que comenzó a reactivarse semanas atrás con la baja de la tunelera que comenzará a ejecutar el primer tramo del río subterráneo.

En este caso el emprendimiento apunta a asegurar el abastecimiento de agua potable en los partidos de Quilmes, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Almirante Brown, Ezeiza y La Matanza, y contempla la ampliación de la planta potabilizadora General Belgrano, la construcción de un río subterráneo de 23 kilómetros, dos estaciones elevadoras y cañerías primarias que transportarán el agua hacia las zonas de demanda.