El Constructor

Última etapa de construcción del Hospital Pediatrico del Chaco

Construcción - Criba

Infraestructura

La construcción de esta obra, avanzada en un 95%, tiene una superficie cubierta de 13.700m2. Este centro hospitalario de complejidad Nº 8 tendrá un incremento de su capacidad, ya que pasará de  70 a 120 camas y contará con la más alta tecnología para la atención pediátrica.

 

Además incluye unidades para quemados, oncología, guardia de emergencia, laboratorio, elaboración de medicamentos y parentales, consultorios de guardia y consultorios externos de especialidades. También tendrá playas de estacionamiento, accesos vehiculares, calles internas y áreas verdes. Éstas además de ser complementos de expansión del público que concurre al hospital, funcionan como pulmones internos para ventilación e iluminación en forma protegida.

 

El inmueble se ubicó con frente y acceso general al público sobre la calle Irigoyen, como así también el acceso de emergencia y ambulatorio de guardia será por la Av. Vélez Sarsfield. En el contra-frente, hacia la orientación sudoeste, se ubicarán las áreas de futuro crecimiento. Éstas fueron planeadas de manera optimizada durante el proyecto para no generar situaciones de obra incómodas cuando el hospital estuviera en funcionamiento.

 

El programa se desarrolla en dos plantas y establece especial cuidado en la orientación, ubicación y dimensiones de las aberturas, teniendo en cuenta las altas temperaturas del verano. La cubierta se edificó con cámaras de aire y materiales aislantes que protegen el interior de la radiación solar.

 

Para la ejecución de la obra, se emplearon alrededor de 250 operarios, puestos que la empresa cubrió con trabajadores chaqueños. A su vez, las empresas proveedoras de los distintos materiales incorporados a la obra fueron en un 90% de la zona.

 

Al respecto, el Ing. Juan Carlos Garibaldi destacó “una de las principales satisfacciones que me brindó esta impresionante obra fue la de haber podido formar equipos de trabajo totalmente amalgamados, apalancados con la experiencia de CRIBA en grandes obras y la fuerza de trabajo local. El intercambio de experiencias fue muy enriquecedor. Estoy convencido de que todos los que participamos de esta obra saldremos fortalecidos”.

 

La construcción se ejecutó mediante sistemas tradicionales. En el exterior estructura y cerramientos de hormigón combinados con mampostería de ladrillo con revoques plásticos texturados. Se utilizaron carpinterías de aluminio con doble vidriado, resuelta con paños fijos y vanos de ventilación. En el interior, los cerramientos de núcleos húmedos, quirófanos, áreas con gran densidad de equipamiento colgado y sectores que requieran aislamiento, se resolvieron con mampostería tradicional revocada. En el resto de la tabiquería interior se utilizaron placas de roca de yeso de espesor conveniente, con estructura dispuesta según normas, que permiten el fácil acceso a las instalaciones.

 

El Hospital Pediátrico presentará salas de internación por riesgo, centro quirúrgico, diagnostico por imágenes, Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrico (UCIP) y una unidad de cuidados intermedio. La estructura edilicia contendrá un comedor de familia y un comedor de personal, cocina general, área de servicios (lavadero, vestuarios, guardia, depósitos de residuos patológicos y comunes, locales de guardado, sector de mantenimiento, y salas de maquina central).

 

Esta obra que CRIBA construye  con los más altos estándares de calidad, será fundamental para fortalecer el sistema de salud pediátrica en la provincia de Chaco.