El Constructor

Avanza la última etapa de las obras en la RP51 en Buenos Aires

RP51

Vialidad

La Dirección de Vialidad de la provincia de Buenos Aires avanza con las obras de rehabilitación, pavimentación y mejoramiento en el último de los diez tramos intervenidos de la ruta 51. En total, se trabajó sobre 268 kilómetros que implicaron una inversión de 2.700 millones de pesos.

 

La última sección -que está aún en obra- se extiende entre el Km 614,70 (acceso a Pringles) y el Km 650 (acceso a El Divisorio), que en total presenta una longitud de 35.300 metros, en el partido de Coronel Pringles. Allí la empresa Vial Agro encara los trabajos de repavimentación y ensanche, construcción de terceras trochas, obras de arte y banquinas por un monto de $ 427.504.018. Los trabajos se iniciaron en marzo de 2017. Según informaron desde Vialidad, actualmente allí "continúan los trabajos de reconstrucción de puentes. El grueso de la obra está concluido pero no se puede estimar la fecha de finalización, dado que está sujeta a las cuestiones climatológicas".

 

Este tramo se sitúa al suroeste de la provincia y forma parte del trayecto de menor recorrido que une las ciudades de Azul y Bahía Blanca, al poseer 45 km menos de distancia con respecto a trayecto de la RN 3. Dado esto, esta ruta es la más elegida por los usuarios al garantizar un importante ahorro en combustible tanto en los vehículos livianos como en el transporte de pasajeros que provienen principalmente desde la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana hacia el sur del país, y viceversa.

 

Según se detalla en la memoria descriptiva de esta sección, "el tránsito de paso se conjuga con el transporte pesado con destino a puerto resultando niveles de servicio y de seguridad insatisfactorios al transporte en general y al conjunto de los usuarios, situación que se ve agravada por las particulares características geométricas que presenta el trazado planialtimétrico de la ruta, propias del relieve serrano que atraviesa".

 

Los trabajos en ejecución comprenden los primeros 35,3 km de los 114 km que separan las ciudades de Coronel Pringles y Bahía Blanca, siendo uno de los sectores con mayor concentración de accidentes con víctimas de los últimos años en rutas rurales en el ámbito de la provincia. La mayoría se producen en las zonas de El Despeñadero y El Divisorio.

 

Según se desprende de la memoria descriptiva de la última sección de la RP 51, los trabajos en calzadas y banquinas que se ejecutan consisten en el ensanche y repavimentación de la superficie existente en un ancho de 7,30 m, manteniendo pendientes transversales del 2% desde el eje hacia el exterior y sobreanchos existentes en curvas; construcción de banquinas pavimentadas y de terceras trochas de circulación destinadas al tránsito lento y/o pesado.

 

En la zona suburbana de Pringles, entre Km. 615,10 (rotonda de Acc. a Pringles) y Km 617 (RP 85 Este) en una longitud de 1.900 m y en el sector entre el Km 619,90 y Km 620,60 en una longitud de 700 m, se realizan ensanches de calzada hacia ambos lados en 2,40 m de acuerdo al perfil tipo 1, con el fin de incorporar alternativamente trochas centrales de giro a izquierda configuradas por demarcación horizontal y elementos de balizamiento.

 

ENSANCHE DE CALZADA

 

Para lograr el ancho de calzada de 7,30 m, se procedió al ensanche hacia ambos lados de la calzada existente, con la siguiente estructura debajo de la carpeta de rodamiento:

• Primera base granular asfáltica con CA-30 en 0,08 m de espesor y 0,50 m de ancho.

• Segunda base granular asfáltica con CA-30 en 0,08 m de espesor y 0,60 m de ancho.

• Sub base de estabilizado granular con RAP y cemento en 0,20 m de espesor y 1 m de ancho para obtener una RC > 25 kg/cm2.

• Mejoramiento de la sub rasante con 3,5% de Cal Útil Vial (CUV) en 0,20 m de espesor y 1 m de ancho.

 

TERCERAS TROCHAS

 

La obra prevé la construcción de terceras trochas: carriles adicionales destinados a vehículos pesados en tramos con pendientes en ascenso donde actualmente se producen acentuadas reducciones de velocidades medias de marcha, las cuales permitirán adicionar longitudes de sobrepaso en sectores críticos, elevando consecuentemente el nivel de servicio y la seguridad en la ruta.

El sistema adoptado de carriles adicionales es denominado Sobrepuesto. Las trochas adicionales o terceras trochas se ejecutaron con la misma estructura de ensanche de calzada en un ancho de 4 m, manteniendo un carril de circulación para el tránsito pesado de 3,5 m libre entre líneas de demarcación y un sobreancho de seguridad a modo de banquina pavimentada.

 

TAREAS DE REPAVIMENTACIÓN

 

• Carpeta de concreto asfáltico CAC G-19 con AM3 en 0.06 m de espesor y 7,30 m de ancho.

• Fresado corrector de la calzada existente en 0,04 m de espesor promedio.

• Colocación de grilla tipo Hatelit en una franja de 1 m de ancho sobre la unión entre la calzada existente y la estructura del ensanche, previo a la colocación de la carpeta asfáltica con asfalto modificado.

• Bacheo superficial y profundo del pavimento existente, en los casos correspondientes y según cómputos métricos.

 

BANQUINAS PAVIMENTADAS

 

La estructura de pavimento en banquinas se compone de:

• Carpeta de concreto asfáltico CAC D-19 con CA-30 en 0.06 m de espesor y 2,50 m de ancho en tramo lineal y 1,50 m en intersecciones, con barras desalentadoras de tránsito.

• Base de suelo seleccionado con 5% de Cal Útil Vial (CUV) para obtener una RC > 12 kg/cm2 en 0,20 m de espesor.

• Sub base de suelo seleccionado en 0,20 m de espesor, incluido recompactación de subrasante de apoyo.

 

La obra contempla la repavimentación de las intersecciones incluidas en el tramo, hasta 15 m posteriores y adyacentes a narices de entradas y salidas de calzadas anulares y ramales correspondientes a la ruta 51.

 

Las estructuras cuentan con los correspondientes riegos de imprimación y de liga con emulsión bituminosa a razón de 0,6 litros/m2 y con emulsión modificada con polímeros a razón de 0,3 litros/m2, según perfiles tipo de obra.

Asimismo, se previeron tareas correspondientes al movimiento de suelos necesarios para la construcción de terraplenes, banquinas y reconformación de banquinas, con suelo proveniente de excavación de caja, extracción lateral y suelo comercial.

 

OTRAS OBRAS

- Señalización y balizamiento: Se contempla demarcación horizontal y el señalamiento vertical de acuerdo al Sistema de Señalamiento Vial Uniforme.

- Iluminación: El proyecto prevé la provisión e instalación de todos los elementos necesarios para completar la iluminación de la intersección de la RP 51 con la avenida 40 de acceso a Pringles y en el acceso a El Divisorio.

- Complementarias de seguridad: Se prevé la colocación de nuevas defensas de protección Tipo D-1 (Flex-beam) considerando un 40% de reposición de barandas existentes en buen estado. Asimismo, se incluye la colocación de barreras flexibles de cuádruple cable de acero en banquinas externas de trochas adicionales.

- Obras especiales: En la cresta de la zona denominada El Despeñadero (Km 644,6) se prevé una apertura mayor del abra mediante excavación en roca con el fin de permitir la incorporación de las trochas adicionales proyectadas. Se propone su ejecución del lado interior de las curvas horizontales, con el fin de concentrar dichas tareas específicas, reducir movimiento de suelos para terraplén y reconstruir de un solo lado las obras de drenaje longitudinal (colector) que existe en el sector, una vez alcanzado el perfil de diseño.

 

RELEVANCIA

 

La ruta provincial 51 -de 735 kilómetros de longitud total- es una de las más importantes que tiene la provincia de Buenos Aires dado que su recorrido la atraviesa de norte a sur, desde Ramallo (cruce con ruta nacional 9) hasta Bahía Blanca. Además, se conecta con rutas nacionales relevantes como son las 5, 7, 8, 9, 205 y 226, que unen zonas productivas de alto tránsito.

Los trabajos realizados sobre los 268 kms en obra incluyeron la repavimentación de las calzadas, pavimentación de banquinas –no transitables– en un ancho adecuado para la detención de vehículos, obras de señalización vertical y horizontal, iluminación (en distintos sectores) y mejoramiento en puentes, alcantarillas e intersecciones.

El administrador de la Dirección de Vialidad de la provincia de Buenos Aires, Esteban Perera, opinó: “Los trabajos que se realizaron sobre la ruta 51 implicaron la puesta en valor de uno de los principales corredores productivos del territorio bonaerense. Estas obras generan beneficios de impacto local y regional, como el mejoramiento de la transitabilidad, debido a la intensidad de uso que recibe diariamente de vehículos particulares y de otros usos; aporte a la producción y comercialización, por el caudal de tránsito de camiones de carga y maquinarias agrícolas, teniendo en cuenta que se trata de una vía directa de acceso al puerto de Ramallo, ubicado sobre el Río Paraná, y su conexión con el puerto de Bahía Blanca; así como mayor seguridad vial para todos los usuarios”.