El Constructor

Viaducto Mitre: casi cuatro kilómetros de obra

Viaducto Mitre

Vialidad

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recorrió las obras del Viaducto Mitre, que elevará las vías del ferrocarril a lo largo de casi cuatro kilómetros, eliminará ocho barreras y creará cuatro calles, permitiendo que más de 200.000 vecinos que viajan en auto o en colectivo ahorren hasta 24 minutos por hora.

 

Rodríguez Larreta aseguró que este proyecto “va a traer un beneficio enorme para miles y miles de vecinos” y explicó que “primero no van a quedar más atascados en las barreras -tanto en la barrera de Olleros, como la de La Pampa o Juramento podías pasarte 15 ó 20 minutos esperando- y además es más seguro porque un accidente en una barrera siempre es un accidente fatal”.

 

El Jefe de Gobierno destacó que "se trata de una obra maestra de ingeniería, bien compleja” que demuestra “lo que somos capaces de hacer los argentinos cuando trabajamos en equipo, cuando planificamos”.

 

“Y además cumplimos los plazos: obra que empieza la Ciudad en conjunto con la Nación, obra que termina. Dijimos que terminábamos antes de mitad del año que viene y lo vamos a cumplir”, agregó.

 

Acompañaron la recorrida el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el secretario de Planificación del Ministerio de Transporte de la Nación, Germán Bussi; el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad, Franco Moccia, y el secretario de Transporte porteño, Juan José Mendez.

 

Bussi dijo que “este proyecto fue concebido con una visión de potenciación del ferrocarril” y que “el plan lo empezamos en 2013/2014 pensando en cómo resolver todas las interferencias entre el ferrocarril y la vialidad”.

 

“La única manera de tener un ferrocarril realmente potente, que tenga gran capacidad para transportar a los que tienen que hacer los viajes más largos desde el conurbano y que realmente se pueda hacer cómodo, es eliminar el 100% de las barreras”, aseguró.

 

Asimismo, aseguró que este proyecto “demuestra que trabajando en equipo se pueden hacer obras de gran envergadura, que trascienden una gestión de gobierno, que no tienen color político y le cambian realmente la vida a los vecinos”.

 

Por su parte, Moccia afirmó que “se trata de darle más tiempo a los porteños y bonaerenses que entran todos los días a la Ciudad”.

 

Y añadió: “Va a permitir mejorar el transporte público, reducir la inseguridad en las barreras y también generar una integración urbanística en los lugares donde las barreras cortaban los barrios”.

 

El viaducto también va a mejorar la seguridad vial para peatones y automovilistas, a integrar el acceso a los barrios por donde pasa el ferrocarril y a incrementar la frecuencia y la calidad de su servicio.

 

Se está construyendo mediante el método de dovelas prefabricadas. Las dovelas son estructuras de hormigón, de 12 metros de longitud y 40 toneladas de peso, que están unidas por barras de acero y forman parte del tablero sobre el que se van a montar las vías del tren.

 

Las barreras que se eliminarán son: Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe. Al mismo tiempo, se abrirán las calles Echeverría, Roosevelt, Virrey del Pino y José Hernández.

 

El montaje se está realizando con la técnica de lanzadera de vigas, una innovadora maquinaria que agiliza los tiempos de la obra y permite montar el viaducto sin necesidad de interrumpir el servicio del ferrocarril ni el tránsito vehicular.

 

Consiste en una maquinaria de 220 toneladas que permite levantar las vigas y dovelas que conforman el viaducto, desplazarlas horizontalmente y colocarlas en su posición definitiva sin necesidad de utilizar grúas.

 

Los trabajos entraron en una etapa clave con la puesta en funcionamiento de la fábrica de dovelas, y van a avanzar desde la Avenida Dorrego hacia la Avenida Congreso. Ya se colocaron el 100% de los pilotes necesarios para la obra, el 95% de los cabezales, el 91% de las columnas y más del 40% de las dovelas.

 

Desde octubre se encuentran trabajando en simultáneo las dos lanzaderas de vigas, en los tramos de Olazábal-Congreso y de Olazábal-Belgrano C, para que a fin de año comience a visualizarse la elevación de la estación Belgrano C.