El Constructor

Vialidad Nacional, deuda millonaria y obras nuevas

Convención - Dietrich - Vialidad

Vialidad

Por Gustavo Pizzo

El hasta hoy Secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires y recién designado al frente del nuevo Ministerio de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, aseguró que “no va a haber política de amiguismo que diga a quién se le paga y a quien no" y prometió "transparencia en las contrataciones”.

Dietrich, que la semana pasada participó como orador en la Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción, ya había advertido a los empresarios del sector que no tolerará actos de corrupción y "si alguno les va a pedir algo, vienen y me lo dicen a mí porque yo soy el responsable de esta área y voy a estar personalmente comprometido".

Igualmente, en diálogo con El Constructor, el funcionario aclaró: “no puede ser que unos cobren a tres días y otros a cinco años, que el destino de tu empresa esté en manos de un funcionario que define si cobrás o no. Hay que contar con previsibilidad”.
En este sentido, son muchas las compañías que acusan certificados de obra impagos: por ejemplo, “Vialidad Nacional tiene entre 15.000 y 30.000 millones en certificados y redeterminaciones impagas, que es deuda no registrada; contra un presupuesto anual de 25.000 millones de pesos”, planteó Dietrich y concluyó: “las deudas las vamos a pagar, estamos viendo la herramienta financiera”.

Según fuentes del sector, se calcula que Vialidad Nacional podría sumar una deuda de 11 mil millones de pesos en contratos de obra (certificados), además de las redeterminaciones aun no aprobadas, que no se contabilizan como deuda.
Por ello, extraoficialmente se aseguró que el nuevo gobierno querrá hacer “borrón y cuenta nueva” y para comenzar el año próximo con un presupuesto intacto, ofrecería un bono a los constructores por sus contratos impagos, que sufrirían un desagio.
-Pero “¿a quién le vamos a reclamar esa quita?”, dijo un constructor vial.
-“Esa herramienta quizá pueda ir a parar a los bancos y apalancar créditos para nuevas obras y el desagio, se lo pueden reclamar a (Julio) De Vido”, dispararon desde el nuevo Ministerio.

ORDENAR EL PRESUPUESTO
Como todo el sector conoce, desde mediados del año que termina fueron suspendidas las licitaciones en Vialidad Nacional. Así es que ahora se han acumulado unos 450 expedientes, listos para ser adjudicados. No obstante, Guillermo Dietrich consideró que antes de lanzarse al mercado nuevas propuestas “vamos a analizar obra por obra: hay 65.000 millones de pesos de obra (vial) en proceso; las obras que estén muy avanzadas, hay que terminarlas; las obras que estén sin comenzar y no se justifiquen, vamos a bajar la licitación; y las que recién comienzan, veremos si se justifica o no” su continuidad, indicó el funcionario y sentenció: “por primera vez hay un Ministerio que engloba e incorpora las obras de todos los medios o modos de transporte, adonde hay mucha obra pendiente así como oportunidades”.

¿Por qué Vialidad Nacional quedó bajo la órbita del nuevo Ministerio de Transporte?
La Dirección Nacional de Vialidad es estructurante del transporte. Pensar que Obra Pública y Transporte esté en otro lado es no entender las necesidades. Todo debería tender a eficientizar el transporte. La visión que tenemos es que la planificación, la gestión y la obra esté bajo un responsable.

¿Quién hará las obras? ¿Habrá más concesiones viales, por ejemplo?
Las obras las va a hacer y financiar el Estado. Nuestro plan de 2.800 kilómetros de autovías y autopistas para los próximos cuatro años es con recursos del Tesoro, (aunque) otras formas de financiamiento que puedan aparecer harán que podamos hacer más autopistas.

¿El Estado nacional tiene deudas con las empresas?
Existe una deuda, principalmente en Vialidad. En otras áreas, como Ferrocarriles, los números están mucho más ordenados.
La situación es de deuda atrasada y mucha obra en proceso con distintos criterios de priorización. Hay que hacer un gran trabajo de planificación y estamos trabajando en ello. Ya hemos tenido algunas conversaciones informales y espero urgentemente terminar este tema, también pensando en la previsibilidad que las empresas necesitan.

¿Qué mensaje dio a los empresarios, en esas reuniones informales?
Los he invitado a que juntos construyamos la Argentina que soñamos.

¿Lo ve como un desafío?
Ciertamente, el desafío que tenemos por delante es gigante y en ese sentido, invito a los empresarios a trabajar juntos, en equipo. Igualmente llamaremos a los sindicatos. Si los responsables de hacer las obras y nosotros, que somos el Estado regulador o controlador, no trabajamos en equipo, esto no puede funcionar.